El lechazo asado en horno de barro, el cordero como ya nadie lo cocina. El lechazo asado en horno de barro, es la especialidad. La técnica es sencilla pero inmejorable, es por ello por lo que se mantiene desde tiempos inmemorables. Poco más puede acompañar a este plato tan natural; los tintos de la ribera, los mariscos de Castilla y por supuesto buen apetito y compañía.

Gastronomía en su esencia pura, Convertirse en un clásico sólo está a la altura de aquellos lugares que saben ofrecer una experiencia única y atemporal.

En el Figón de Recoletos, lo hemos conseguido gracias a la calidad de nuestras carnes y al exquisito lechazo que cada día se prepara en nuestro horno de leña. Sabores auténticos y mucha pasión por lo que hacemos, son el resultado de más de 50 años de experiencia.